22 de diciembre de 2015

Jackie Zarate

  


Nací el 11 de julio de 1990
Cierre de telón
 encerrada en el teatro de la vida,
donde convierto físicamente en realidad a mis fantasías.


Anatomía en surcos

 Me enamora tu sonrisa
Aún sin conocer el sonido de tu risa.
Me desborda y paraliza
la coordinación tan natural de tus labios y tu mirada,
con los mismos gestos genéticos que tú sordera mental,
dando aviso a que sos especialista en enemascardiovasculares.
Tus piropos, luego que te destaques en tu vocación de sepulturero vaginal,
son tan gratos como el sonido de la tiza nueva en el pizarrón,
que hacen rechinar mis dientes.
Noches enteras, hasta cegarme el amanecer,
sufro de inundación ocular aplastada en prona.
Desde hace días, semanas y meses ejercito y hago la dieta del olvido.

 Glosario
 Sordera mental: patología que afecta al hemisferio derecho del cerebro e incapacita la conversión de las palabras en sonido. Se cura con xilocaína y una patada en el culo.
Enemacardiovascular: procedimiento de introducir líquidos tóxicos en el corazón.
Sepulturero vaginal: persona que tiene por oficio enterrar un muerto en la vagina.
Inundación ocular aplastada: dícese de ojos llorosos pegados a la almohada.
Prona: posición anatómica donde la persona se halla acostada boca abajo.
Dieta del olvido:
Todo menos olvidarte,
con una ensalada de guarnición
y cada año tomar una copita de sidra con una cucharada de sal a gusto (si es posible de una lágrima)
y festejar que ya no estás.


Sin titulo

Sentimientos hechos de silencio.
El silencio se hizo por los sentimientos.
Los hechos hicieron sentimientos.
Hicieron silencio los sentimientos.
Hechos de silencio están los sentimientos.
Silencio luego de un hecho,
seguido de un sentimiento.
Silencio luego del silencio.


Sin titulo

Mi memoria duerme y al lado se despierta tu recuerdo.
Recuerdo que se alimenta de la incertidumbre por tu regreso.
Memoria que se despierta atontada, sin saber mi nombre.
Mi mente como péndulo que gira por tu eterno soplido, dibuja un hoyuelo en la mesa.
Hoyuelo que sonrisas no forma, a aquella mesa llena de recuerdos y revistas.
Marrones y azucarados círculos manchan el repasador junto al péndulo.
Dos tazas y un café servido, horas de charlas imaginadas.
                                         TAC
                                             TAC
                                                     TAC
                                                                     T…
Y un día dejo de girar.


Ciruja

Ahí va el sucio que no tiene nada
Ahí va el que no se afeita ni se baña
Ahí va el que todos llaman loco
Ahí va el que no tiene un hogar ni una casa
El que habla solo, rodeado siempre de gente, con sus largos años colgando de su mentón. Con la mugre y el cartón de abrigo.

De a ratos se acuerda quien era en su vida anterior, aun cuando los años no le cubrían la cara, aun cuando su vestir era el prestigio y la fama. Donde de manos ajenas recibía apretones y aplausos. Y no como ahora, como al sol que lo quieren tapar con un dedo de la sociedad.
Su mente lo oscureció, se lo comió vivo.
Vivía obediente a su cabeza. No le chistaba ni desobedecía.
Fue apareciendo gente a su alrededor, gente que no existía a la vista de otros.
Sus labios solo se movían, era él la pregunta y la respuesta.

¡Ay Loco que diferente era tu vida cuando eras esclavo!
Caricias
Besos
Juegos
Y amigos

Tu cuerpo esclavo pero tu espíritu vivía libre.
Lograste la inmortalidad junto a una dama que te conquisto y amo noches y días.
Siendo libremente loco te convertiste en mortal.
El maligno enemigo paso tantas veces que ya ni las manos te cabían en los bolsillos.

Todos te miran a vos y a tu casa de cartón.
Lo tuviste todo… todo lo que se puede perder, y así fue.

Hoy solo te preocupa si hay comida,
Si llueve o no.
Y en cada sol de cada día
Tu única compañía al igual que vos
Tan callejero y desolado
Un perro a tu lado.

Cierre de telón
Encerrada en el teatro de la vida,
donde convierto físicamente en realidad
a mis fantasías.

Facebook: Jackie Zarate


Mail: jackie_zarate11@hotmail.com







































  

19 de noviembre de 2015

Leonardo Ruiz Turko Live


                                             Leonardo Ruiz Turko Live se presenta así:
                                             Nací en la torturada Buenos Aires de 1976.
                                             Actor, performance, músico, autodidacta,
                                             es decir : hacedor cultural.

 1. chimangos.../
veo en el cielo de agresión!/
reposando sobre las estatuas de patriotas muertos!/
chimangos y más chimangos, cayendo de sus nidos/
chimangos desgarrando ratas, para servírselo a sus pichones!/
fisgoneando muerte en la altura/
chimangos aves carrocheras, pero bellas!/
yo las veo de lo dulce de mi visión de humo(...)/
hoy "h2o" y marihuana , luego gelatina + romances tóxicos.../
pero ahora solo miro, a los chimangos reposar , sobre las estatuas de patriotas muertos!/
... ellos le dan algo dantesco y natural?/ 
en este sitio donde se torturó?/
 hoy sólo veo chimangossss!/

2. ella y mi desastre!.../
era el día que ella anunció mi desastre!/ 
me susurraba que no duerma en sueños!/ 
que no deje que el chabón se apodere de todo?/
la verdad es absoluta antes, el abismo!/
cuándo la vida se vuelve una amenaza?/
el tiempo pasa y quizás el dolor desaparece?/ 
tu fuego sexual sagrado cuando algo fluye...!/ 
se aguarda un tiempo de revancha!/ 
por qué no podemos amarnos de una manera normal?/
quizás sea nuestra obsesión?/
si ella anunció su desastre!/
sé que nuestro equipaje es pesado intentémoslo una vez más/
mientras nos devoramos en la ciudad del miedo!
...(ella anunció su desastre)... 

3.La mente musical!.../
y la cofradía de los densos decibeles/
cuando el futuro se agolpa como un tajo nuevo/
hay inseguridades que... son como puntos negros/ 
cargados de interferencias/
"cuando todo se torna volátil"/
mi infierno personal, está representado en mi mente musical!/ 
en el paraíso de las puntadas cerebrales/
como el néctar derramado, en tu mano/ 
te voy a escribir sobre un rockero muerto!/ 
mi mente musical es mi noción cultural...!/
mi mente musical abraza el ruido del camión que pasa en nuestra calle?/
hacia los hijos de putas!./ 
mi mente musical es mi trance y mi kaos!!!!


20 de octubre de 2015

Hermes O. Mercurio


Se enciende el fuego, para contar la historia
de un rayo divino encerrado,  que nace del vientre.

1- HUAU- UUUUU
Y los huesos que pisan "nuestro planeta" Tierra, comienzan a caminar por el túnel subterráneo del tiempo.
Atravesando el momento
más terrorífico que alguien pueda palpitar en vida,
Nadando en el río de sangre,
Impulsado por el aliento de la sanación,
comprendiendo la muerte y cada miedo, claridad, poder, y vejez
Una y cada vez,
las estrellas no temblarán, y se unirán solas para formar las constelaciones que tus ojos devuelven. La noche nunca fue tal para el gallo.
Las puertas rápidas, hace rato han quedado atrás, el milenio, la nueva era se han encargado ya de acomodarlo.
Moebius (1) así lo anunciaba, y el que tenga sentidos que perciba...
Los seres de esta ceremonia serán abrazados por el Amor
enlazándose, no sólo enredándose en la serpiente,
Junto a Heráclito
formando un número no número.
El camino se iluminará para que el Espíritu comprenda a través de la conciencia no ordinaria, y la ordinaria,
 la Eternidad.
Gracias abuelas y abuelos!
El Tic- tac transmuta a tuc- tuc;
Guiados por la Luz del corazón,
Llave ancestral que no dejó de estar,
en uno mismo se ha de encontrar!

(1) Nota del editor:
Anuncio en estación Borges, dato inverosímil y ambiguo para echar más leña al fuego de ruinas circulares y alimentar la llama de la soñada retórica.


2-Vos tampoco descubriste América!

Basta de superficiales, materiales y pasajeras caricias artísticas.
Es hora de zamarrear al alma,
abrirse paso por entre los matorrales cromáticos.
Adentrarse en el espacio interior
y sus melodías que retumban,
esperando ser pulidas para sacar
las más delicadas y atormentadas
expresiones y manifestaciones fluorescentes de las profundidades...
La disolución del yo, para ponerse en el lugar de tuelellanosotrosnosotrasvosotrasvosotrosellasellos lxs demás.
Llenar la Luna, vaciarla,
 "Flujo y reflujo",
anabolismo, catabolismo...
Y luego volver a armar, y a desarmar, y a armar... En todos los planos y en todos los colores...

…Ocasos aquellos,
Acaso destellos?
Al cruzar barreras, te crees libre, pero creas otras para Mañana. Puentes que se derrumban en silencio, y sin que absolutamente nadie pueda percibirlos.
Estos escritos eran fichas de dominó, que ya se cayeron...
Acaso
aquellos destellos
borran el mazo
con el bello
naipe de cada paso,
en el ocaso de la nada instantánea
qué significa este vivir?
Y a cada milésima morir
y volver a revivir?


3- Caja Pandora

Do, re, mi, fa, sol, la, si, Do!
Y ese día                         llegó,
en que el paisaje verde se tornó,
la música a volar se                     echó
por entre todos los males...
Se enciende el fuego, para contar la historia de un rayo divino encerrado, que nace del vientre
del misterio, electrocutado
cada milímetro de pensamiento estancado.
Del arte enre-dado.
Trueno que a los oídos ha avivado,
existe, y no existe.
Lo manifestado remueve,
llueve, revoluciona lo existente.
Se observa con valor,
en espejos futuros adyacentes,
puro candor, Sin miedo al presente.
Un bello mal, reencarnado
en un relámpago terrenal,
que desde Occidente a lo Oriental
fugaz sacudió lo tradicional,
y lo que a su paso ha encontrado:
zodiaco tropical y sideral.
Oh la esperanza ha escapado!
Cruzando el punto vernal,
Y a la tinaja todas las desgracias
han regresado,
positivo punto equinoccial.
Oh CELULARISMO iluminado,
El nuevo milenio ha comenzado,
y todo principió a brotar.
Constelación, caja, Pan dorado
una señal vital ha iniciado,
la biología extra-intra celular!
                                                        
              Hermes O Mercurio                                                          

                                                    
              


20 de septiembre de 2015

Florencia Flores

Hace 19 años que colecciono mitos, babas de perros y egosfluídos y que mi nombre verdadero es Florencia Flores

Un pedazo de realidad sublimada,
 una cuarta pared que se rompe en dos
 y que despliega una entrada para más extraños.
Una porción de realidad a velocidad increíble:
a través de las ventanas sólo veo oscuridad
 y un aire subterráneo me despeina.
¿Quiénes son todas estas personas compartiendo
mi pedazo de realidad pasajera?
Un viejo ojos-azules bizcos se
babea mirando la luz del techo,
sonríe como una polilla que va a caer machucada
al piso, contribuyendo a la costra de mugre .
Un fisura en Lavalle con una bolsita,
la misma bolsita de los pibitos-Retiro jalando miseria,
un vago recuerdo del que vende porquerías
 adelante de un conteiner podrido de basura
 para no perder la sensación de estar en casa.
Una gorda con la cara grasosa y brillante
se rasca la cabeza y lleva la misma mano a su boca,
 se manda un piojo, lo mastica suavemente:
proteína pura.
Un zumbido insoportable: el telón está por abrirse,
la realidad se rompe en dos:
Retiro, una voz artificial dice que estamos en Retiro,
quilombo-hormigas-calambre.
Mientras las ventanas se acercan a la luz de la
estación, a la vieja que duerme con su lengua
epiléptica afuera,  yo pienso
en qué estará haciendo el resto del mundo ahora,
 ¿Cuántas dimensiones abarcamos diariamente?
¿Cómo saber que esto es real y terrenal?
¿Esto no es un sueño? ¿La realidad es así de vomitiva?
Un olor a ciudad me golpea la cara,
los flâneurs y la mierda se pasean en Audis,
 entre las luces fugaces, entre los muros de concreto,  
esquivando la miseria.
Las campanadas de una iglesia que ignoro me detienen,
la dimensión se desublima (manos-sudor,
los pies en la calle, vaho-alcantarilla, vómito-noche)
imposible desarticulación de la rutina,
de la realidad de cuatro paredes opresivas o un vagón,
la realidad no soporta el arte poética.

1 de septiembre de 2015

Maximiliano Rau

      Nació en Capital Federal        
Vive en Los Polvorines. 
Provincia de Buenos Aires.  Cartero. 


      PAQUETES Y BOTELLAS ABANDONADAS

Hugo toma de cualquier botella que encuentre por ahí en lo de Cascarita. Esas botellas suelen quedarse en el comedor por semanas, sin tapa y al alcance del polvo y los bichos. Pero lo que hace que Cascarita se preocupe por la salud de su amigo son los químicos en mal estado, cancerígenos de por sí.
-¿Se puede tomar esto?- pregunta Hugo, estirando el brazo.
-No sé, loco; hace una banda que está ahí.
Pero la mano de Hugo también ya está ahí y, como para no desaprovechar el movimiento, agarra la botella y se la lleva a la boca.
Cascarita piensa que, por lo menos, no es peor que tomar de una botella de plástico, encontrada en una bolsa de basura en la calle, usada como jarra para mesclar el vino con coca; o a cuando Egui agarraba cualquier tetrabrick o botella abandonada a medio vaciar en la calle y tomaba sin problemas. Cascarita también tomó una vez de esas botellas siniestras; era imperdonable dejar medio cussenier de chocolate tirado ahí. Aunque, incluso esa vez, el primero en probar el contenido fue Egui.
Las cosas abandonadas son toda una historia. Siempre hay alguien que dice en broma cada vez que otro levanta algo de la calle:
-¡No, boludo! A ver si tiene droga…cuando se sabe que es imposible que a alguien se le ocurra dejar la droga tirada por ahí en alguna botella o cigarrillo en la vereda. Y si así fuera, muchos estarían agradecidos.
Aunque una vez, sólo una vez, pasó. Cascarita, a los catorce años, todavía no tenía vicios. Una noche se fue temprano de un cumpleaños de quince con Ismael para deambular, por primera vez de madrugada, por San Miguel, ansiosos de conocer de noche los mismos lugares que siempre habían visto de día. Estaban sentados en la esquina de la heladería Sorrento, cerrada a esa hora. Un grupo de chicas pasó frente a ellos y a una se le calló una caja de cigarrillos.
-Ese paquete está lleno- dijo Ismael.
-No, ¿qué va a estar? Seguro lo tiraron.
-Boludo, te digo que vi cuando se les cayó. Aparte, sonó como a lleno.
Disimulando, caminaron hasta ahí. Ismael lo pateó hacia un costado y lo levantó. Estaba lleno hasta más de la mitad. Sacudió la caja de malboro para contar bien los cigarrillos y notó que había algo más. Lo sacó tomándolo con los dedos: era un porro. Se miraron entre ellos.
Fueron a sentarse a los bancos de cemento que hacía poco habían puesto tras la galería Trillini, donde pasaban menos autos. Ismael tenía el porro en la mano y lo miraba. Cascarita, aunque a esa hora no pasaba nadie, miraba todo el tiempo a derecha e izquierda en la calle silenciosa.
-¿Lo prendemos?
-No sé, che- dudaba Cascarita-. ¿Y si viene la policía? Mejor lo tiramos, ¿no?
Ismael asintió apenas. Después de que lo olieron los dos y sosteniéndolo entre los dedos para mirarlo una última vez, Cascarita lo tiró hacia atrás.
Caminaron hasta la esquina y se miraron.
-¿Vamos a ver dónde cayó?-propuso el Ismael
-Dale.
Volvieron. Estaba en el agua junto al cordón de la vereda, empapado y casi desecho. Se terminó de desarmar entre los dedos de Ismael.
Ahora, muchos años después de este milagro, Hugo toma dos tragos de la botella verde y abandonada en el comedor de la casa de Cascarita. Tragando apenas, pone cara de asco.
-No da ni ahí esto- dice, dejando la botella donde estaba.


SER TODO
 
     El encendedor verde vuela por el aire y cae atrás de la cama, produciendo una especie de melodía al golpear varias veces contra esta y la pared de madera. No lo vuelvo a ver y, por más que revise y lo busque, SÉ nunca lo voy a volver a hacer.
     Cuando era chico tenía una bolita de goma transparente, llena de vetas de colores en el interior. Jamás había visto una pelotita que rebotara tanto; era imposible controlarla.
     Jugábamos una noche con mi hermano y mis primas en el living de la casa de mi abuela. La superficie del suelo de parquet era ideal para que la pelotita rebotara y no saliera impulsada para cualquier lado, pero era inevitable que casi siempre terminara pegando contra las paredes y las ventanas, yendo y viniendo sobre los muebles y estantes, poniendo en peligro los cuadros y adornos. Los gritos de mi abuela llegaban desde el comedor o la cocina y suspendíamos el juego, permaneciendo sentados unos minutos en silencio, separados, a veces mirando con encono a tal o cual porque había hecho caer el mate, recuerdo de Santiago del Estero, que estaba en la biblioteca. Pero, parándonos de a poco y rebotando la pelotita despacio contra el suelo, no pasaba mucho tiempo antes de estar a los gritos de nuevo.
     La pelotita pegó en la pantalla de la lámpara y cayó al suelo, rodando bajo el sillón. Manuel logró alcanzarla antes que yo.
     -Ahora me toca a mí- dijo, mostrando la pelotita en un puño.
     Iva y yo nos quejamos de que la abuela siempre nos retaba después de que tiraba él, porque era muy chiquito y no la sabía usar bien. Apenas nos vio acercándonos a él, levantó la mano y tiró la pelotita sin mirar a dónde. Rebotó muy fuerte en el suelo entre él y nosotros, fue a dar contra a la pared y, en una curva lenta, llegó hasta encima del aparador. Rebotó unas cuantas veces más ahí arriba, entre los adornos de vidrio y cerámica, produciendo unos sonidos muy definidos, como una melodía. Después no se escuchó más nada.
     -¡¿Viste, Manuel?! ¡¿Qué te dije?!- le grité mientras arrastraba el sillón hasta el aparador y me subía para buscar sobre él.
     Pero no estaba entre las raras botellas de vino y el frasco grandote, con forma de Papa Noel. Bajé del sillón y buscamos bajo el mueble, incluso me fijé entre este y la pared, y solo encontramos pelusa, tela de araña, un autito y dos bolitas Norte. Revolvimos todo el living, bajo los sillones y la biblioteca, pero nunca encontramos la pelotita. Manuel se fue llorando al comedor, y Estefa lo siguió porque ya estaba aburrida. Con Iva nos quedamos buscando un rato más, en vano.
     Esa noche, mientras intentaba dormirme y mi bisabuela, en la cama de al lado, nunca terminaba de rezar, todavía continuaba pensando en la pelotita. Si habíamos buscado en todos lados, si por los últimos rebotes que escuchamos no podría haber ido más lejos que sobre el aparador o tras él, ¿cómo puede haber desaparecido? Y esos últimos rebotes sobre el mueble, ¿no sonaron como una especie de musiquita?
     Cuando quise hablarle a Iva sobre esto, me contestó que no la joda, que le daba miedo; la pelotita seguro debe de estar por ahí. No volvimos a jugar hasta que se fue a su casa después de cenar.
     Ahora, mi bisabuela continuaba rezando, murmurando apenas las oraciones en ucraniano, alzando cada tanto los brazos y los ojos hacia el techo; luego los recogía sobre el pecho, se persignaba varias veces, y volvía a comenzar. Para mí, que no entendía el idioma, no eran más que cánticos sin sentido, o alguna fórmula mágica para comunicarse con otro lugar. El lugar al que van los muertos, pensaba yo al mirarla besar varias veces la foto de mi bisabuelo en la mesa de luz cada vez que terminaba con sus ritos nocturnos. Quizás, continuaba pensando yo, fue algo parecido lo que pasó con la pelotita; esos golpes que hizo antes de desaparecer podrían ser una especie de llave mágica para ir a otro lado, como el lugar que mi bisabuela quería alcanzar con sus rezos sin sentido.
     Al otro día, y durante muchos días más, traté de reproducir la melodía en el tecladito que me había ganado en la quermés de la escuela, pero fue inútil el esfuerzo; ni siquiera lograba tararearla, por más simple que sonara en el recuerdo, tan obvia... De no haber sido por la negación de mi prima a volver a hablar de eso, quizás entre los dos hubiéramos logrado recordar y ejecutar las notas que, yo estaba seguro, nos hubieran permitido pasar al otro lado y ver.
Ver era lo que yo más quería. Asomarme a todo eso que no se podía ver pero yo intuía
cerca, pero escondido como un secreto tan importante que no podía dejar de estar ahí,
no podía dejar  de ser todo.  

17 de agosto de 2015

PAQUETES Y BOTELLAS ABANDONADAS. Autor: Maximiliano Rau

  Maximiliano Rau: 
Nació en Capital Federal
       Vive en Los Polvorines. Provincia de Buenos Aires
Cartero.
      Maximiliano Rau:
Nació en Capital Federal
       Vive en Los Polvorines. Provincia de Buenos Aires
Cartero.
                                              
Hugo toma de cualquier botella que encuentre por ahí en lo de Cascarita. Esas botellas suelen quedarse en el comedor por semanas, sin tapa y al alcance del polvo y los bichos. Pero lo que hace que Cascarita se preocupe por la salud de su amigo son los químicos en mal estado, cancerígenos de por sí.
-¿Se puede tomar esto?- pregunta Hugo, estirando el brazo.
-No sé, loco; hace una banda que está ahí.
Pero la mano de Hugo también ya está ahí y, como para no desaprovechar el movimiento, agarra la botella y se la lleva a la boca.
Cascarita piensa que, por lo menos, no es peor que tomar de una botella de plástico, encontrada en una bolsa de basura en la calle, usada como jarra para mesclar el vino con coca; o a cuando Egui agarraba cualquier tetrabrick o botella abandonada a medio vaciar en la calle y tomaba sin problemas. Cascarita también tomó una vez de esas botellas siniestras; era imperdonable dejar medio cussenier de chocolate tirado ahí. Aunque, incluso esa vez, el primero en probar el contenido fue Egui.
Las cosas abandonadas son toda una historia. Siempre hay alguien que dice en broma cada vez que otro levanta algo de la calle:
-¡No, boludo! A ver si tiene droga.
, cuando se sabe que es imposible que a alguien se le ocurra dejar la droga tirada por ahí en alguna botella o cigarrillo en la vereda. Y si así fuera, muchos estarían agradecidos.
Aunque una vez, sólo una vez, pasó. Cascarita, a los catorce años, todavía no tenía vicios. Una noche se fue temprano de un cumpleaños de quince con Ismael para deambular, por primera vez de madrugada, por San Miguel, ansiosos de conocer de noche los mismos lugares que siempre habían visto de día. Estaban sentados en la esquina de la heladería Sorrento, cerrada a esa hora. Un grupo de chicas pasó frente a ellos y a una se le calló una caja de cigarrillos.
-Ese paquete está lleno- dijo Ismael.
-No, ¿qué va a estar? Seguro lo tiraron.
-Boludo, te digo que vi cuando se les cayó. Aparte, sonó como a lleno.
Disimulando, caminaron hasta ahí. Ismael lo pateó hacia un costado y lo levantó. Estaba lleno hasta más de la mitad. Sacudió la caja de malboro para contar bien los cigarrillos y notó que había algo más. Lo sacó tomándolo con los dedos: era un porro. Se miraron entre ellos.
Fueron a sentarse a los bancos de cemento que hacía poco habían puesto tras la galería Trillini, donde pasaban menos autos. Ismael tenía el porro en la mano y lo miraba. Cascarita, aunque a esa hora no pasaba nadie, miraba todo el tiempo a derecha e izquierda en la calle silenciosa.
-¿Lo prendemos?
-No sé, che- dudaba Cascarita-. ¿Y si viene la policía? Mejor lo tiramos, ¿no?
Ismael asintió apenas. Después de que lo olieron los dos y sosteniéndolo entre los dedos para mirarlo una última vez, Cascarita lo tiró hacia atrás.
Caminaron hasta la esquina y se miraron.
-¿Vamos a ver dónde cayó?-propuso el Ismael
-Dale.
Volvieron. Estaba en el agua junto al cordón de la vereda, empapado y casi desecho. Se terminó de desarmar entre los dedos de Ismael.
Ahora, muchos años después de este milagro, Hugo toma dos tragos de la botella verde y abandonada en el comedor de la casa de Cascarita. Tragando apenas, pone cara de asco.
-No da ni ahí esto- dice, dejando la botella donde estaba.
                                        

  

              
                                            Relato y fotos: Maximiliano Rau                                         

   
               
                                            Relato y fotos : Maximiliano Rau

ENCUENTRO DE ESCRITORES Y LECTORES RIODELARECONQUISTA, 16-8-2015

Este domingo 16-8-2015, el ENCUENTRO nos reunió, desde Literarias Riodelareconquista, con la apertura hacia y desde todos los cauces y cuencas del querer compartir literatura. Abrazos, lecturas, libros, cambios, nuevas personas, nuevas ideas...¡Sorteos de libros! Los libros participaron sosteniendo diversidad y construcción del hacer regional, extensivo a toda la cuenca del Río de la Reconquista. 
La conducción estuvo a cargo, desde la apertura geo-literaria-cultural por Luis Daniel Godoy, la intro a literatura, marco e historial por Julio C. Azzimonti, Participó el medio La Oreja Que Piensa, comprometido histórica y humanamente con el registro del hacer regional, social, cultura, con Alberto Borda. Desde la cultura regional y desde el sitio Raíces las palabras de Lalo Lugo, a quien agradecemos la apertura del sitio y su disposición para el mismo. La presencia desde el concurso literario LA PLUNA AZUL, Stella M. Gallero, su Candil Literario-hacer en la cultura-arte-literatura, DireCultura MalvinasArgentinas. 
Compartió su show, una personal trabajadora del -arte-independiente, que se ocupó y acopló activamente, casi un mes en la difusión del evento y presentó su performance -dark-literaria-teclados-Lucila Castro Díaz junto a Ita Abadd, Las mesas -libros-distribución- venta de libros a cargo de Julian Bertachi, también con la lectura de su texto y colaboración general...Los sorteos de libros, consiguiendo muchos de ellos, como Julio y Julian...a cargo de Carlos Monti, además de su estar general y lectura de su texto; referenció la actividad de Café literario Los Pasos Perdidos, dejando abierta la invitación.
FM 107.1 UNIVERSAL Villa de Mayo acompañó este evento como prensa, difusión.
La presencia de Beatriz Coca Martínez con Mari...desde capital viajó por ser un pilar "admirable" gestora en hacer continuo y comunicativo de la cultura de la zona. El grupo literario, representando la actividad de edición-antología, a través del libro "Martes7", Graciela Alemis y sus compañeras escritoras, referentes de la Biblioteca Popular Historiador Munzón de Beklla Vista. Otro medio, radial, Estuvo también El Tunel, FM APRENDER, acompañando a la escritora de la zona Cena Elizabeth. El escritor santafesino Rodolfo Martín Gallo Acosta, exponiendo su libro, plaqueta y mate alistado desde temprano. Representando al café literario de Morón "Por quién doblan las campanas" el joven escritor Mauro Polanco...  los escritores Juan Cruz Lobos, Maxi Rau,  sensibles y creativos como Carla Godoy, presente con stand de su libro enred@gos y plaqueta... Cristina Ávila, escritora y compañera de ADEL desde sus comienzos... Mariarrosa Sanchez Lopez y sus amigas, atentas al evento y agregando sus tintes de experiencia vívida...Karina Fabiana Cartaginese, con sus poemas, Ellas y nueva plaqueta...sensible y particular poesía...Laura J Felker, sacando los números para muchos libros sorteoedos! y su lectura introducción a su libro de sagas ...Y hasta acá, estuve presente ( me tuve que retirar un ratito antes del final) Nombro a los-las escritores, que llegué a escuchar, como Lorena García, exquisita su poética-expresión personal y sensual, gran lectora. Silvia Acevedo, narradora, dramaturga, activa y trabajando en su nueva obra...Andrea Carpanzano, junto a la expo de libros, escritora que sigue trabajando su obra...Diana Echevarrieta, escritora coreuta, tecladista...energía de hermosa persona, presente! Completaré esta nota con la data que falta , nombres y acerca del cierre del evento. ¡¡¡Gracias a los que compartieron su hacer, con esta pasión-obsesión. Dedicación en el caudal de este rio literario, como cada uno pudo y eligió...para este ENCUENTRO!!! ¡Salute! y abrazo literario: Clo Claudia Migliore














































3 de agosto de 2015

ENCUENTRO DE ESCRITORES Y LECTORES




Invitamos a los escritores de todas las cuencas de todos los ríos de tinta, compromiso con la literatura y su gente...El domingo 16 de agosto a las 17hs, en Centro Cultural Raíces, Sarmiento y España San Miguel. Entrada libre y gratuita. Por favor confirmen asistencia a través de este medio f.b en mensajes y o a través de e-mail: literariasriodelareconquista@gmail.com. Para organizar las lecturas de cada escritor, la entrega de certificados, los espacios para los libros que deseen 


https://www.facebook.com/events/726515000786381/





En el nacimiento del Río Reconquista, existe una pequeña isla perdida que no tiene dueño ni nombre. Sólo sabemos que tiene un árbol, con un nido de aves y Literatura para compartir y seguir un cauce ..un sentido...¡el que elijas! Literarias Riodelaconquista, Literarias Regional: sitio abierto para compartir Literatura y todo lo que a Ella nos reúna..








Bienvenidos a Literarias Ríodelareconquita..."Que nos re-conquiste..."

Este sitio está abierto para compartir: textos , encuentros, talleres, presentaciones de libros...."Propuesta literarias".. Leer-Nos y continuar escribiendo y recreando.


Nos puede agregar data, incluso como escritores y lectores, saber: 



El Reconquista, también conocido por sus nombres históricos Río de Las Conchas (hasta 1954) y luego Río de la Reconquista, es un río cuya cuenca abarca 18 partidos de la Región Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Argentina. Limita al noroeste con la cuenca del Río Luján; al nordeste con el mismo Río Luján en la zona de su desembocadura en el Río de la Plata; al suroeste con la porción media y superior de la cuenca del Río Matanza-Riachuelo. La cuenca comprende 134 cursos de agua que recorren un total de 606 kilómetros, de los que 82 km corresponden al Río Reconquista.

Las características de este río son típicas de un curso de llanura, y su caudal puede variar .. su cuenca se encuentra territorialmente conformada por casi la totalidad de los partidos de: San Fernando, Hurlingham, Ituzaingó y San Miguel con alrededor del 100% dentro de la cuenca. Los demás partidos que se encuentran parcialmente influenciados por ella son: San Isidro, Moreno, Gral. Rodríguez, Morón, Gral. San Martín, Partido de Merlo, Tres de Febrero, Gral. Las Heras, Tigre, Marcos Paz, Malvinas Argentinas, José C. Paz, Luján, Vicente López, Navarro y Mercedes.

El río Reconquista tiene su nacimiento en la confluencia de los arroyos La Choza y Durazno en el partido de General Rodríguez. Poco después se suma a éstos el Arroyo La Horqueta, último tributario aguas arriba de la represa Ingeniero Roggero que con su lago artificial (Lago San Francisco) y construida en el límite de los partidos de General Rodríguez, Marcos Paz, Moreno y Merlo, es el límite de la cuenca alta del río.
Una vez formado el cauce principal solo recibe caudales de cierta importancia por parte de los Arroyos Las Catonas y Morón en la cuenca media.
A partir de aquí comienza la cuenca baja la que continúa en el Río Luján. En este sector el cauce se bifurca en dos cursos, el Río Tigre y un canal artificial, denominado canal Aliviador (conocido como canal Namby Guazú y más tarde Cancha Nacional de Remo), que une sus aguas a las del Río Luján que, a su vez, desemboca tras pocos kilómetros de recorrido en el Río de la Plata.

 Durante el período colonial español y luego, ya independizada Argentina hasta mediados del siglo XIX se conocía a este curso de fluvial como río o arroyo de las Conchas por encontrarse restos paleontológicos de conchas en su cauce y riberas, sin embargo probablemente porque en Argentina la palabra concha es un vulgarismo para referirse a la vulva y a la vagina, en 1954 se cambió la denominación por río de la Reconquista, en este caso aludiendo a la Reconquista de territorios hoy pertenecientes a la Argentina y a la República Oriental del Uruguay que habían caído en poder del Reino Unido a inicios del siglo XIX durante las invasiones inglesas.
                                                                                     ( Copiado y pegado a modo de info...)