20 de septiembre de 2015

Florencia Flores

Hace 19 años que colecciono mitos, babas de perros y egosfluídos y que mi nombre verdadero es Florencia Flores

Un pedazo de realidad sublimada,
 una cuarta pared que se rompe en dos
 y que despliega una entrada para más extraños.
Una porción de realidad a velocidad increíble:
a través de las ventanas sólo veo oscuridad
 y un aire subterráneo me despeina.
¿Quiénes son todas estas personas compartiendo
mi pedazo de realidad pasajera?
Un viejo ojos-azules bizcos se
babea mirando la luz del techo,
sonríe como una polilla que va a caer machucada
al piso, contribuyendo a la costra de mugre .
Un fisura en Lavalle con una bolsita,
la misma bolsita de los pibitos-Retiro jalando miseria,
un vago recuerdo del que vende porquerías
 adelante de un conteiner podrido de basura
 para no perder la sensación de estar en casa.
Una gorda con la cara grasosa y brillante
se rasca la cabeza y lleva la misma mano a su boca,
 se manda un piojo, lo mastica suavemente:
proteína pura.
Un zumbido insoportable: el telón está por abrirse,
la realidad se rompe en dos:
Retiro, una voz artificial dice que estamos en Retiro,
quilombo-hormigas-calambre.
Mientras las ventanas se acercan a la luz de la
estación, a la vieja que duerme con su lengua
epiléptica afuera,  yo pienso
en qué estará haciendo el resto del mundo ahora,
 ¿Cuántas dimensiones abarcamos diariamente?
¿Cómo saber que esto es real y terrenal?
¿Esto no es un sueño? ¿La realidad es así de vomitiva?
Un olor a ciudad me golpea la cara,
los flâneurs y la mierda se pasean en Audis,
 entre las luces fugaces, entre los muros de concreto,  
esquivando la miseria.
Las campanadas de una iglesia que ignoro me detienen,
la dimensión se desublima (manos-sudor,
los pies en la calle, vaho-alcantarilla, vómito-noche)
imposible desarticulación de la rutina,
de la realidad de cuatro paredes opresivas o un vagón,
la realidad no soporta el arte poética.

1 comentario:

  1. es maravillosa la perspectiva en la que te paras para vr las cosas. No cumplas mas años, y segui escribiendo todo. Yo tengo 37 y escribo desde esa basura que vos miras. Mi compañera y yo estamos maravillados por la bellesa que perfectamente transmitiste de la basura. Felicitaciones y muchisimas gracias

    ResponderEliminar