14 de junio de 2016

José Mariano Álvarez


Autobiografía:

Es muy complicado escribir una biografía de uno mismo, y más cuando en el arcoíris del ser un color es la filosofía, y entre sus matices empieza a nacer la pregunta ¿Quién soy yo? ¿De cuál de todos los yo tengo que hablar, cuál tengo que presentar?
Creo que hay uno por segundo, o por lo menos, para ser más concreto, hay uno diferente cada vez que escribo, intentando manifestarse y comunicarse por algún texto escrito. Son muchos, como dije antes, en promedio uno por segundo, para no hablar de milésimas de segundos y todo eso, pero lo característico es que a cada uno le gusta expresarse más con algunas partes del cuerpo que con otras, quien les escribe es un ‘’yo’’, (el de turno, el de ahora) y me gusta habitar en las manos para escribir, en la lengua para hablar y en el cerebro para inventar ficciones, pero también hay algunos “yoes”  que aparecen, manifiestan, expresan y comunican, a través de diferentes partes del cuerpo, por ejemplo a través de las manos, agitándose como flamas ardientes o sutiles ráfagas de viento. Hay otro grupo de “yoes” que de tanto en tanto les gusta acariciar el suelo con los pies, y entre caricia y caricia su dialogo se vuelve danza. En reducidas palabras y creo poder hablar en nombre de todos los ‘’yo’’ posibles que componen este organismo en múltiples dimensiones incluso, y  decir que todos los “yoes” desde diferentes partes del cuerpo amamos las caricias, tanto darlas como recibirlas, así es que con los pies acariciamos el suelo, con los brazos acariciamos el aire metiéndonos sigilosamente y con respeto en los espacios vacíos, el torso y el resto de cuerpo se vuelven el timón para navegar en el sonido, para acariciar el éter,  y de ese dialogo de caricias tan sensible como afectivo nace la danza. Por otro lado hay ‘’yoes’’ habitando dimensiones más sutiles, que con un movimiento, una mirada, una palabra o gesto, lo que buscan es acariciar el alma, y de ese encuentro emotivo, de ese dialogo sutil nace la poesía, la narración, la música y la pintura. A cada “yo” le corresponde un instante, y solo un instante, por lo que cada “yo” es un huésped que nace en cada instante, para morir consumiéndose en el mismo dándolo todo, tan solo por y para vivir el milagro de existir por un instante, como si a penas cada “yo” fuera una chispa en el fuego, que brilla, se consume y se pierde al instante en el que aparece. A todo esto hay que agregarle (obvio) todas las versiones de “mi” que construyen todos los que creen que me ven, todos los que creen que me conocen, y es un tema tan profundo como el anterior. A veces algunos se organizan y tratan de ponerse de acuerdo sobre lo que soy o no soy, sobre quien soy o no soy, pero terminan-empezando con el origen de mitos y leyendas. No sé, ni me interesa, saber qué dirán cuando los ‘’yoes’’, ya no sea huésped de este organismo. Este organismo se renueva y cambia constantemente porque vive, pero no nos educaron para ver sino para construir lo que vemos, y de esa manera solo vemos una parte, la que definimos, y así uno va por la vida sin mirar, más precisamente definiendo que es lo que quiere mirar, o aceptando que tiene que mirar y como tiene que mirarlo. Así es que nacen miles de construcciones diversas de “lo que soy”. Por escribir me llaman escritor, por narrar me llaman narrador, por poetizar me llaman poeta, porque pintar me llaman pintor, por musicalizar me llaman músico, por actuar me llaman actor, por bailar me llaman bailarín, por educar me llaman educador, por investigar me llaman investigador, por enseñar me llaman maestro, pero la realidad es que no soy ninguna de esas ficciones o definiciones porque sencillamente un verbo no es un sustantivo, pero si doy fe de que mis ‘’yoes’’ acarician, y abrazan, esas acciones en muchos momentos. Me siento muy identificado con las palabras que en algún momento Borges pronuncio con este mismo fin, el de presentarse, esas palabras decían “Soy desagradablemente sentimental, soy un hombre muy sensible, pero cuando escribo trato de, bueno…  tener cierto pudor, ¿no?, y como escribo por medio de símbolos, nunca me confieso directamente, la gente supone que esa álgebra corresponde a una frialdad pero no es así. Es todo lo contrario. Esa álgebra es una forma del pudor y la emoción, desde luego.”

MICRORELATOS
PRESENTE: 'Boliche de la incertidumbre' o 'Pasado de todos los futuros'
En la lúgubre y oscura noche del 'Boliche de la incertidumbre', todos los futuros se están preparando para seducir algún pasado, y todos los pasados para elegir in situ solo un futuro, de tantos posibles. Pero en un rincón del boliche, junto a la mesa de Truco, el presente tiene un poder, un haz bajo la manga. Pero... ¿Cuál es ese poder?, ese poder es el de cambiar un pasado, ¿Cuál?, el pasado de todos los futuros, el presente... porque el presente es siempre un abismo en continuo cambio. Como un agujero negro del que ni la luz puede escapar. Y en la misma mesa, juegan sus cartas la consciencia y la inconsciencia.
- Existe una sensación cuando se tiene un mal sueño - dice la inconsciencia -. Uno va corriendo, en tanto algo oscuro y enorme te persigue, y solo querés detenerte, para que eso oscuro y grande te alcance. Algo malo está por suceder, es evidente. Eso no se puede cambiar, pero podes voltear y verlo venir. Podes ver el rostro de tu pesadilla. ENVIDO!
- Puede ser tu sombra, - respondió la consciencia -. La sombra es algo oscuro, más grande que uno, estirado y grandote. Pero cuando la luz te esté por encima ya no habrá más sombras que proyectar. Decía, Zarathustra nos volveremos a ver en el gran mediodía, ese momento en el que el sol te está por encima, y ya no hay sombra alguna por sobre ti. Quiero, REAL ENVIDO!
- Aún soy positivo... todavía no odio... aunque podría ser solo un agujero negro de calma, acercándose en silencio, repleto de sorpresas con mucho poder destructivo... sin chance. Sin opción. Sin fe. QUIERO!… hasta ahí… cante nomas.
- El presente es un agujero negro, un abismo infinito. 30. - El presente es solo la breve distancia entre lo ocurrido y la consecuencia del mañana... Causa y efecto... Efecto acercándose (futuro) por una causa (pasado menstruando...) debido al peligro desatado por la ignorancia, que amenaza como último acto por encubrir la verdad. Veré hundirse a la flota de quien me declaró una guerra enferma. 33 son mejores. TRUUCCO’ESA PORQUERIA!!!
- Nos vemos atravesados por lo que ya paso, Sentimos como nos atraviesa lo que está pasando, porque buscar la verdad es como caminar hacia tu propio harakiri, buscar que inevitablemente un sable te atraviese, porque la verdad cuando la recibís y la aceptas llega para atravesarte, es atraveservil, dícese de aquello concebido para atravesarlo todo. Y nos dejamos atravesar tentados por un futuro que se proyecta a lo lejos, que ostentamos con codicia, pero que NUNCA llega, porque en el medio, como un agujero negro abismal, está el presente, que nunca nos deja terminar el trayecto hacia ese proyectado futuro, nunca podemos concretar ese salto, mas si pudiéramos dar ese salto del pasado al proyectual futuro, seríamos atrapados por ese eterno, abismal, e infinito presente, en el cual nos veríamos cayendo en caída libre, para toda la eternidad. QUIERO RETRUCOOOO!!!
- La esperanza es la mentira más grande que existe. Y la mejor. Hay que seguir como si todo fuera importante, o dejaríamos de vivir. Nada es más negro que la mañana luminosa del recuerdo. QUIERO VALE CUATRO MIERDAAA!!!! (La consciencia juega su penúltima carta)
- No hay un futuro alcanzable, solo un presente permanente como el cambio, un presente continuo del que no se puede escapar. No nos va a quedar otra que naufragar en las profundidades del abismo. Así que bueno, una ronda más que la casa invita, y a brindarnos por la eternidad de este cielo o este infierno (depende de cómo uno lo mire), aunque creo que son ambos... como el gato de Schrodinger que está vivo y muerto a la vez antes de que decidas mirarlo. Bueno, cómo íbamos?? Ahh... sí, QUIEEERO A ESA PORQUERIAAA!!!...
- QUIERO VER - Y al que quiere... se le da…

(mesa-dados-fichas-maso-carta-saliva-frente-Ancho de espadas)
ASÍ-TE-VAN-A-QUERER-EN-TU-CAAASA!!!!!
- Me voy al mazo… Mozo!!! la cuenta... - Deja!!!!! Pago yo! (dijo un futuro cercano que había apostado por la inconsciencia) - vio mozo!!! Siempre termina pagando algún futuro las deudas de la inconsciencia (dijo el presente).


Cuando el gran maestro habla

Anoche me habló el Gran Misterio. Me contó que en él habita el Gran Amor.
Que en el Gran Amor habita el Gran Silencio. Y que allí, en el Gran Silencio nace la Música.
Me contó que de ella venimos y hacia ella vamos. Y que cada uno trae la Música en su Ser.
Me contó que todos somos, en esencia, Músicos.
Que cada uno tiene su propia canción que cantar. Y su manera única de cantarla.

Hoy desperté sabiendo que cada pasto hace el verde del campo.
Y que cada gota hace inmenso al mar.
Desperté sintiendo que cada canción hace posible el Gran Misterio.
Que cada canción es indispensable para la Vida.


Juegos de palabras y mensajes en clave VERNIANA.

Nada ocurría esperando silenciosamente todo artilugio místico onírico sensorial,
sin embargo para aquellos raros admiradores del oro sacro,
la ambición divina invisibilizaba verazmente indicios sapiensales intangibles ocultos,
nacidos esencialmente sin una naturaleza aparente.
Inesperadamente la única sensación, impermanencia, ocurría nada.


Sombras que seducen más que la verdad.

Caminando la oscura pasarela de una fría noche, en el otoño de mis abriles, observaba la sombra que proyectaba un cuerpo que deambulaba taciturno por álgidos vericuetos. Cuando de repente, se me esclareció que esa sombra, esa forma bidimensional que venía observando, era tan solo el contorno superficial del cuerpo tridimensional que venía caminando. La sombra se desplazaba con gracia, y hasta era agradable verla andar, pero al fin y al cabo simplemente era una sombra, una forma, una proyección, que solo mostraba el contorno superficial de lo que Es, y no me revelaba más que eso. Fue fácil desalinearse de esa sombra. Rápidamente uno se da cuenta de que esa sombra es una ilusión. Pero ese cuerpo… esa forma tridimensional, voluminosa, que deambulaba por el camino, ¿No sería acaso una proyección perteneciente a una forma cuatridimensional? ¿No sería una sombra y en efecto una ilusión también? Y de ser así, si uno se quedase observando, alienado a la forma tridimensional de eso que Es, ¿No estaría uno perdiéndose en el contorno superficial de esa forma cuatridimensional? ¡Qué en efecto es su sombra!, una sombra ya no bidimensional sino tridimensional, y voluminosa. A su vez, ¿esta forma cuatridimensional podría ser acaso la sombra proyectada por una forma pentadimensional? ¡Y así sucesivamente! Una dimensión conteniendo a otra, y esta otra a otras, sombras conteniendo sombras, ilusiones conteniendo ilusiones. Como un multiverso que contiene sub-universos. Pero algo me quedaba claro, y era que si existe una sombra existe una luz que la proyecta. Y así como detrás de cada sombra bidimensional existe un cuerpo tridimensional, detrás de cada ‘cuerpo’ tridimensional existe una forma cuatridimensional que lo contiene, podría llamarla ‘historia’ (en un eje de coordenada ‘temporal’, dicho así de paso como para definir algún parámetro dimensional de esta cuarta dimensión), y detrás de cada historia existe una decisión (donde cada decisión es una coordenada pentadimensional que determina una historia), y detrás de cada decisión existe una opción (siendo las opciones coordenadas hexadimensionales que determinan una decisión), y detrás de cada opción existe una intensión (en un plano de intenciones), y detrás de cada intensión existe una idea (en un plano de ideas), y detrás de cada idea existe un sueño (en un plano de sueños), y detrás de cada sueño existe lo sutil, esa luz, el origen de todas las sombras subsiguientes.
Seguía caminando y las sombras se iban disipando, pero cual cabeza de hidra, a cada paso una nueva sombra, a cada sombra un nuevo interrogante: ¿Hasta dónde vemos? ¿Hasta dónde queremos ver?¿Cómo percibimos la realidad? ¿Qué es lo que vemos cuando vemos? ¿Con qué dimensiones nos terminamos conformando? ¿Cuáles son las sombras con las que nos terminamos quedando que nos seduce más que la verdad? Cómo deberíamos observar para empezar a ver más allá de las sombras, más allá de las formas, más allá de las historias, más allá de las decisiones, más allá de las opciones, más allá de las intensiones, más allá de las ideas, más allá de los sueños, y ver lo sutil…  la luz en cada sombra.


LOS GEMELOS GÉMINIS

 Como dos ráfagas de viento
serpentean los gemelos géminis,
llevando en sus giróscopos
la danza de la vida.
Más van libres como vientos
que giran contrapuesto.
y en cada cruce,
y en cada encuentro,
y en cada giro,
un huracán nace,
un río se agita,
un fuego se enciende,
una montaña camina.
Y lo que tocan,
o a los que envuelven,
entre sus brazos que se agitan airosos,
se los vuelve también airosos,
sumergiéndolos solemnemente
en las aguas sagradas del ritmo;
Suben y bajan,
hasta que encuentran un rostro conocido,
y entonces exageran saludos garbos
infectados de raza y poderío,
y por las ventanillas de sus pupilas,
que revelan lo infinito del abismo,
se los ve a los niños
yaciendo unidos por la distancia
en un caudal de eternidad,
acurrucados
sobre el regazo
consentido con sentido
de una loba mercuriana.

MALABAREANDO EN TU MIRADA
Ella me miraba...
ella me miraba y sus ojos
encendidos de una magia inexplicable
proyectaban lo infinito.
Yo en tanto, negociaba con cronos
para detener el tiempo,
y arrojarme por un instante
al abismo de sus profundos ojos.
Náufrago
en la eternidad de un segundo,
me pierdo y me consumo
en la cristalinidad de su iris.
Y en un parpadeo salvador
atino a colgarme de una de sus pestañas,
que me rescatan del hipnótico vórtice caleidoscopico
del mandala de sus ojos.
Malabareo en sus parpados,
pero es difícil encontrar el equilibrio
sujeto a sus pestañas luego de cada parpadeo.
Pues si un aleteo de mariposa
puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo,
un parpadeo de sus ojos
puede generar terremotos en mi ser,
activando volcanes,
generando repúblicas,
haciendo revolución
de independencia en mi ser.
Me suelto del trapecio de tus pestañas
dando un doble giro, y deslizándome
por el delicado perfil de su nariz,
me engancho en el extremo de su sonrisa
para aterrizar por fin en sus labio.


UN VIAJE EN TAXI
Uno maneja el discurso como si fuera un tachero,
a las palabras como si fueran vehículos de trasporte,
a la sintaxis como si fueran las calles dentro de barrios semánticos.
Pero lo que no sabe,
lo que es un verdadero misterio para él,
es quien es el huésped o pasajero
que viaja en esas palabras,
a través de ese discurso.
Uno cree saber qué es lo que transportan sus palabras;
cree saber quién es el pasajero oculto en su discurso,
cree saber lo que dice,
pero en realidad lo conoce de reojo no más;
para controlarlo,
para observar que el mensaje
no se baje de las palabras sin pagar.
pero es un misterio,
por que el tachero creía saber a quién transportaba,
o que decía,
pero al llegar con las palabras a su destino,
y descender de ellas el mensaje a su destinatario,
el tachero ve que no transportaba lo que pensaba,
y que el mensaje queda librado del tachero;
para ser interpretado por el destinatario.
¿Qué es lo que dije?


 Hla! qase?
Hla! qase?
No es verdaderamnte significativo
si lo q escribís sentiende,
lo que verdaderamnte importa es q el msj llegue,
ese es el arte jajaj
las palabras van y vienen.
Si con las palabras + especificas y precisas
no transmitís nada, ahí si sentitun fracaso.
Pero si llegas a transmitir el msj
aun usando las word incorrectas,
aun violando la gramátrix,
la aritmétrix y la sintaxis,
si aun así transmitís un msj y el msj llega,
entonces ahí sentite dios
cruzando la abismal existencialidad de la paradoja de la comunicación,
sentite amor llegando al amor.
Porque,
las palabras están liberadas a un sin fín de interpretaciones,
y cuando dos personas se entiende,
nace la magia.
las palabras son apenas un algebra de simbolos,
pero el mensaje nos trasciende.
Que de infinitas interpretaciones dos o más den con la misma
eso es magia baby.

ROMPECABEZAS:
Pieza C: Médula oblongada.
...de las cortinas, del lavarropas, en la cucha del perro, en la pileta, en el baño. Y nada, no encontraba a nadie. Solo formas, sombras y puros colores. Se detiene, cansado de buscar sin saber a quién o qué, se sienta, cierra los ojos, ya no ve, ni sombras, ni formas, ni colores...
Pieza D: Lóbulo parietal.
...ya no ve... más que lo que siente. Pica para mí, y para todos mis compas. Me encontró, se encontró, me encontré.
Pieza A: Lóbulo frontal.
Si miraba fijo el sol por un rato lo veía flamear como una llama, y las nubes que se le superponían tornasolaban hologramas fluorescentes.
Pieza B: Lóbulo temporal.
Tenía los ojos cerrados y contaba... 1... 2... 3... 4... 5... 6... 7... 8... 9...10... Basta para mí y basta para todos. Abrió los ojos y no había nadie, absolutamente nadie, busco detrás de los muebles, detrás...
Pieza E: Lóbulo occipital.
Él buscaba con locura la locura, ostentaba la locura y la verdad, pero más ostentaba, menos la encontraba, volviéndose de a poco cada vez más loco en esa búsqueda, sin darse cuenta de que lo que buscaba, lo buscaba, y que el buscador era el buscado. Siempre hay un anhelo de verdad, pero ese anhelo de verdad es un anhelo de locura, donde los despiertos son la pesadilla de los que todavía duermen.



VOLVERÁS… (dedicado a mi madre ahora invisible)
 Volverás... tal vez en la voz de un ave,
llamándome con tu canto.
O convertida en brisa,
abrirás la puerta.
Quizás un amanecer, transformada en niebla,
cubrirás la casa.
O, simplemente, llegaras un día, al anochecer,
dejarás tu abrigo, me darás un beso
y me dirás, dulcemente:
- perdóname por no haber llegado antes,
estaba muy ocupada con los asuntos de Dios...
y extrañándote...



Mi maestro interno me dijo…

Acepta y reconoce
pacíficamente, tus guerras internas...
libre y voluntariamente, lo que te esclaviza...
poderosamente, tus miedos...
sabiamente, tu ignorancia...
humildemente, tu orgullo...
claramente, tu oscuridad...
ordenadamente, tu caos...
ilimitadamente, tus limitaciones...
perfectamente, tu imperfección...
Y ama a tu enemigo...

Porque fácil es amar a los que nos aman,
fácil es ser pacifico estando en paz,
ser libre estando en libertad,
ser poderoso estando en poder,
ser sabio estando en sabiduría,
ser humilde estando en humildad,
ser claro estando en la luz,
ser ordenado estando en armonía,
ser ilimitado estando en lo ilimitado,
ser perfecto estando en lo perfecto.

Si perseveras transformaras,
tus guerras en paz,
tus esclavitudes en libertad,
tus miedos en poder,
tu ignorancia en sabiduría,
tu orgullo en humildad,
tu oscuridad en luz,
tu caos en armonía,
tus limites en una mente sin límites,
tus imperfecciones en perfecciones,
y tus enemigos en amigos.

Porque en el amor no existe dualidad, solo procesos


SOS LO QUE SIENTO, NO LO QUE VEO.

Sos,
la sombra que proyecta
mi camisa a cuadros
colgada en el perchero.

Sos,
el perro proyectado
por las sombras
de mis manos.

Sos,
la pieza que faltaba
para armar el rompecabezas
de la liberación.

Sos,
quien despiertas en mí
los más bellos
y reales sentimientos.

Sos,
la que agita las aguas
del mar de las más bellas palabras.

Sos,
el sueño
de un soñador soñado…

Sos,
quien me libera
de la cautividad
de las proyecciones mundanas.

Sos todo lo que no sos
cuando te veo.

Por que en cuanto veo,
no es a vos a quien veo,
sino una proyección, que no es más que la sombra
que proyecta la inmensa luz
de la divina consciencia.

Sos
todo lo que recuerdo
y yo todo lo que has olvidado.




Arte visual de Mariano: