19 de agosto de 2016

María Heredia Crispi



El LEAP (Laboratorio experimental de alta peligrosidad) la inauguró en 1992 con oficio de poeta. Desde ese entonces y hasta ahora trabaja en una sucesión de ciclos de escritura experimental incursionando en muchos tipos textuales y géneros. María vive en Muñiz, Buenos Aires.



Por la boca muere 
(Fragmentos de su nuevo libro)

¿Mejor habría sido el trago que el alivio
                              o sencillamente ambas cosas?

¿Por qué  la presentiría?
Esa hembra-culebra  se arrastraría hacia mí.

Ni siquiera sé por qué se habría detenido
junto a estos pies descalzos
hundidos en sangre muerta.

Sin embargo, su maldita patraña
la muerte disimularía, o…
¿Quién iría a escucharla en esa tumba?

Ya había hecho ruinas de este habitáculo
apenas recién llegada.

Sería tan calamitoso ese sitio
como hermoso pedo que traería esa noche.
-Tal es así- y para que vea que no exagero
que hasta el toga en la zapie
habría atinado a entornarsemé
dentro del armario de los bártulos viejos.

Habrían caído al bar, esos,
con sus muecas rotas y el bar estaría…
¿para qué mentirle?
como siempre, desprovisto.

¿Por qué creé que tendría una oreja mordida
por alguno de esos perros
metida en uno de los zapatos?
.....

Empezarían a ser míos ya el disimulo y el mal genio,
el hartazgo al aroma pestilente de las ceremonias felices.
Es que…, la intriga habría sido sembrada entre nosotros.

El compás de mi fueye se aceleraba
premeditábamos deshacernos de il morto y
¿qué mejor escondite habría que la panza de las alimañas?
Y los restos que las iban llenando serían como esos rutinarios vagayitos
que recibía el poeta ya presidiario.

¿Qué los detenían?
¿Acaso las esquelitas no serían lo suficientemente breves?
En aquellos tiempos, el amor
nos desperdiciaba la inventiva.
Huía de la segunda conyugue.
habría reanudado mil caminos.
Sé que el veneno resultaría ventajoso.
Pero me plantaba ahí y no pasaba nada.

Después de unos años se habían atormentado las confidencias;
las directrices del movimiento de la masa en la plaza;
en la calle y en todas partes la ficción del desamor;
de la república;
de la democracia
y de la vanguardia iluminada…

Habría recuperado la libertad el poeta
pero había que legalizar los ahorros
y otra vez caíamos en la volteada.
....

La demasiada atención que demandaban
sus oraciones incompletas,
sus preguntas incisivas
en esa trasnoche desnudaría a su hembra
en la cornisa peligrosa de la respuesta a la
imprudente de él que me arrojaría a darle.

Sus propios detractores,
palotes y whisky,
huellas de caravanas a ninguna parte,
el rastrero que se afana sin saberlo,
su entusiasmo que verifica una sorpresa,
la sangre que sin aviso se le agolparía en la tempia…

El favor habría sido un bien de intercambio,
la marchanta y esos bártulos en el escondite
que su mueca desvestía
lo que contrarrestaría en gran medida
al trago que se acababa y la saliva,
al desmayo que se le perfilaba
y el plomo apurado que le caminaría la carne.

¡Puta madre!

la distancia que habría puesto entre nosotros
el agradecimiento sincero que había sido por mí manifestado oportunamente
y la sobriedad que me embadurnarían en aquel entonces.

Después me imputarían otro crimen de adulterio.
Él, regalado se encanutaba como marica puntillosa y arrogante
a su entrepierna le habría consultado
lo de la revancha maldita de la querusa.
Y el rioba por lo bajo lo añoraba.
Ya le habría cantado las cuarenta.

Aunque decía que estaba herido de bala,
por más que a los naipes de su tranfugueada los viera
flotar por el suelo entre el vino volcado,
se chupaba la última copa
y mire, le digo más,
se lo olvidaba porque tenía memoria selectiva
y no por otra cosa.



De sus textos notas:
DUELO LUNFARDO (monólogo) Dedicado a E. S. Discépolo.

Qué podrida me tienen con cambalache!
¡Me tienen re-podrida!
¡Y..., que ganas de ponerlos pillos de un tortazo!
¿Me vienen a mi,  con esa euforia, a hacerme un chamuyo tan flaco?
Si se les enciende las caras de giles pa' batirme gansadas...
¿Que el poeta fue visionario? ¿Me dicen de enserio o en verdad me cachan?
Por mucho menos  que esto, una vez, en mitad de una liturgia, me sacaron de quicio... Poetas, bohemios e intelectuales: ¡me dan calambre!
¿A quien se le ocurre que yo me cuelgue a pensar en lo que hubiese querido decir el fumón de Poe, (si acaso alguna vez se propuso decir algo)?
Este tipo de pretensiones me hace sentir..., rehén de la pavada.
Y decí que deje la milonga. En la mesita de luz y por si acaso...
Me pongo de mal talante. ¡Otra cosa mas y no respondo de mi!
Decime vos, ya que son tantos los que coinciden con el careta ese. ¿Por qué no se bajan del mundo y se van a la mierda con tantas frasesitas hechas?
Vergüenza les tiene que dar ¡manga de perejiles! venirme a mi con esa treta.
Pa' ser malos en esta vida dos cosas hay que tener: cancha y bocho.
¡No es pa' cualquiera! ¿Se han escuchado los que la van de malos? Son menos diabólicos que Xuxa al revés.
Chorros habrán habido en algún momento, pero no creo que como estos mamotretos que se hacen cartel de guapos y tocan pito pal' afano.
El vicio de poder sin escrúpulos es más viejo que el pobre de Maquiavelo.
La gente quiere que la convenzan de algo. Y les cabe a muchos pelandrunes que cualquier otario les haga el cuento de la buena pipa.
¡A llorar a la iglesia! Arrepentidos de la vida que les pesa, lo unido de verdad que han tenido, se lo cuelgan al cristo con quejas...
                                - Qué me vienen con esa maña lastimera...
                                  (Dirá el tipo que espía al cielo mientras lo matan).
                                  Y..., desde abajo, con un rezo, se creen que lo afloja el deporte de engrupirlo...
¡Gil! Es el que se compra todos los boletos.
¡Mmmm! ¡Cambalache!
¡Ojala te encuentre en el horno Discépolo!
¡Ojala ese día no tenga hambre!
¿Que no piense más? Me siento donde quiero.
A buena hora la purretada se aviva, en mejor momento a uno se le olvida la honra. Es cuando le salimos a poner el pecho a la vida.
¿Falta de respeto? ¿Atropello?
En Buenos Aires los pibes luquean con "La razón" a voluntad. ¿O acaso estamos todos sordos?
En cambio, los negocios al margen de la ley son más rentables y más prohibidos.
¿Tan frígido te me vas a poner?
Yo vi usar la biblia pal' fumo pero, los que le rezan al cristo, sin atinar a descolgarlo, con esa moral de cuarta siguen: matando, violando y robando.
¡Andá a cagar Discépolo!  Y... te lo bato en lunfardo.