7 de abril de 2013

Julio Azzimonti



                                    NEGRO TANGO


John Kennedy Casal es negro uruguayo y cantor
Es gutura rítmica en sus tamboriles genéticos
Es un instrumento de carne que se revive
ungido por su don templado al fervor de las llamadas

No usa  muletaje guitarrero
ni el chantear de las palmas
El vino le enciende el pico
mientras el sabor retinto de la uva
se vierte en su memoria
No ruega otra copa
la trueca por otra canción

Tango puro carajo
                                 dice
 tango charrúa oriental y sin maridaje

No mendiga escenario
                                         Dice
Mi tango viene del refrite de los barrios


donde en los días bochornosos
la gente baila vibra y canta
porque se le canta
como se le cantó a don Gervasio libertador
Porque se me canta
                                    hermano
yo estoy aquí
Porque se me canta soy negro libertario
y cantor
Porque se me canta
inundo mis cuerdas de vino
pero compadre mamado jamás
mi vino se termina cuando
                                             mi madre
me mira desde el adiós

Digamos
                  que es guapo hasta el olvido
de su cuerpo ensombrecido


 Transita bodegones y comederos de todas cepas
Reconoce que mandó callar a todos
en un restorán medio pelo


cuando paladeó repentino
´´Antiguo reloj de cobre ´´
                                               dicen
que se enturbió su mirada
al rigor furioso de los aplausos

Hombre de semipenumbras
cabeza con chambergo
ala baja y una pluma blanca
donde va el pañuelo

Después
                con el tiempo entre paréntesis
hinchado el pecho de jugosanto
en la madrugada de los ciegos
siente desde el adios la mirada de su madre


negro y todo se retira a los aposentos
                                                                dice
donde lo esperan su negra y su negrita

Largo y acompasado canyengue natural
cargando su gola bronca
bronce exquisito con verdín
se va como el tiempo
que nos parió encima

¡ Esa voz compañero ¡
esa voz cantando  ´´La casita de mis viejos´´
Esa voz que se aleja
                                   hasta perderse
dentro de un chorro espeso de tinta
quedando la magia de su sombrero
relumbrón blanco del más allá
flotando sobre su voz
                                   
                                   voz
saliendo tenue de la negrura
embargadas sus glorias
resuena aún
después de la derrota de la noche
cruzando el río sin orillas
hacia su Montevideo de plata
al que nunca
                        hermano
volverá


                        ULTIMO TANGO EN LA ENRAMADA


Rechiflados de rocío
de espaldas al amanecer
ella viborea atangada
el se obliga tanguistante

mejilla  con mejilla
juntos en simismo
ellos tan solos – los últimos –
lustrando el piso de La Enramada
con el terciopelo de sus pasos

bailan sin hablarse
sin memoria ni futuro
bailan troileando el presente
mientras el mundo decide
decide infinitas cosas

una voturé se detiene en la puerta
con dos cosos rajatablas
listos para quebrar
sopesan el momento
mostrando descarados                   

el pavón de sus fierros

ella corrige con la destreza
de sus largas piernas
las vacilaciones que el alcohol
alienta en su compañero

el tango sigue en su queja
y en el estribillo
las dos getas acerando sus ojos
salen del auto
encarando hacia el salón

el tango trepa hacia su fin
el fuelle se abre inhalando
rozando su panza con el suelo
preparando su descarga

truenan varias veces
los fuegos secos de los chumbos
en el espacio hueco de la culpa
en el terreno del toma y daca

momento de nácar que fue piel
sobre tinta roja que se expande
recortando dos figuras congeladas
sobre el piso de parque
pero el tango
amigos míos
bordara en instantes la telaraña
de su transa con el tiempo y el olvido

luego habrá telón carmesí
luces que se apagan
penumbra
y un chan chan
bordoneando
algún sentido final…          

                       

                                
                         V I E J O     C O N D E     D A R K

                                                              Vasto lago de sangre me rodea
                                                                                    Y ya me da lo mismo
                                                                                     Volver atrás que seguir avante
                                                                                                                                              MACBETH




                       El escenario:…
El conde magnífico vestido de negro leviatán
come tortilla rumana de papas brotadas
 come aceitunas negras con hongos de la cripta
come morcilla de venado con membrillo bebiendo su elixir:
vino con sangre de  mancebos guaraníes                                                                                                                                   

en la pared escarlata un corazón real palpita
marcando las horas con sus latidos
las horas de los siglos
los pliegues de los milenios
hasta la contracción de la materia
en espléndida energía

en tanto trata de explicarle algo    
a su nueva conquista encendida
preparando orfebre exquisito
su tránsito a la inmortalidad

velas  por doquier y un fuerte olor                                                                                                  
 a  sebo y humedad en el alma del castillo


afuera brotando de los muros
sibilantes  las gárgolas de cristas y leyendas
cuidan a su amo de la maligna curiosidad
de las civilizaciones mortales



          Los personajes:…
dice:   lo mío señora es alma por alma
           garganta a garganta
           colmillo a colmillo
           ni lunas metálicas escenográficas
           ni triller filosófico
           ni lavado de sangre aria
           ni escarnio religioso en misas
           de carne y sangre
           es mi señora un rito carnal
           donde transfiero mi eternidad
           en  un acto de atracción feroz
           guiado por el perfume de los glóbulos
           que encienden llameantes mi paladar
           es un grito de vida de mi especie
           mi señora
           si yo no existiera no habría mortales
           y sin ellos este que está a tu lado
           sería una abstracción
  

           somos dos especies opuestas y necesarias
           que deben continuar juntas
            y vos mi señora amadísima elegida
            sos una flor carnívora mortal
            que atrae mis colmillos de seda y puñales
            hacia ese cuello de carrara y vino tinto sagrado

            eso si mi señora dispuesta a recorrer las eras
            en este acto de amor
            lejos de las crueles estacas civilizatorias
            y las plebeyas cadenas de ajos
            sólo vos y yo en el cofre
            donde la noche es luz eterna
            sólo vos y yo exquisitos
            floreciendo en el rojo mar de todos los tiempos

                                                                                

            Un conde
            No puede dejar de ser
            bizarro




Julio César Azzimonti :

Nació en Zárate Provincia de Bs.As. en 1943.  Vivió hasta los 27 años en VillaUrquiza ( Capital Federal de la Argentina ). En la actualidad reside en Los Polvorines, Pdo. De Malvinas Argentinas. Estudió Psicología y luego autodidacta.
Desde hace 25 años enseña en talleres talla y escultura en madera. Es instructor de formación profesional.
Coordinó y coordina talleres literarios y encuentros de escritores. Dirigió y editó varias recistas culturales y literarias:  El Arcón, La banana magnética, El Hiperpótamo, Precisiones, etc.
Colaboró y publicó  en La Prensa, La gaceta de Tucumán, Clarín, La Hoja, etc..
En el año 1989, fundó y fue presidente de la Asociaciación de Escritores y Lectores .
Cofundó el Círculo 21 de Ediciones que editó 32 libros.
Publicó como autor: Mi Lugar (1978), Acerito, novela, Editorial Plus Ultra, 1988, Premio Nacional de Literatura; Lo que vendrá, nouvelle, 1995; Literatura Activa y Procesos Comunicacionales, antología de cuentos de autores argentinos; también plaquetas,  opúsculos y ensayos.
Obtuvo premios y menciones: 1er. Premio Concurso Nacional de Cuentos “Roberto J. Payró”, Año 1978. Segundo Premio y Mención Especial por la novela A Juego y Vida por la Fundación ARCIEN de Rosario, Concurso Internacional. Primer Premio en el Certamen Internacional de Cuento “Eduardo Mallea”, organizado por la Fundación CARBIDE.  Mención Especial en los Premios Nacionales de Literatura , periodo 1985 /1988 , otorgado en el año 1992.